Hace tiempo leí en una revista un reportaje en donde se usaba el término "Gold Executive" para referir al modelo de hombre de negocios. Se describe como un tipo fuera de serie, un triunfador, carismático, perturbador, lleno de energía y potencia sexual. El perfecto ejemplar de masculinidad y hombría.

miércoles, 9 de febrero de 2011

Madrid, ese gran manojo de rabos


Madrid es una de esas ciudades prostíbulo a donde la gente de las provincias acude para follar secretamente.
Las calles de Madrid huelen a sexo, retorcido en sus esquinas y siempre alerta julandrones del tres al cuarto extendiendo su epidemia. Como el buen vino, el olor a semen añejo y áspero impregna ya su atmósfera castiza, en todo su esplendor carca. Los mejores y más gallardos mozalbetes se agolpan en aceras minúsculas, a veces incomprensible y tedioso tantos formidables sementales aburridos y sedientos.
Y las noches de Madrid son lo mejor de todo, porque las sombras se materializan más allá de la luz de los cigarrillos, siempre un par de ojos acechantes y siempre una mano dispuesta a masajearte el rabo a condición de no mirarse a los ojos. 

Si Madrid es un burdel, los madrileños somos los maestros de ceremonias.


 
Chat gratis